Seleccionar página

LA ERRADICACION DE LA HEPATITIS C, CADA VEZ MAS CERCA

 

  • En el marco del XXXIX Congreso Anual de la Asociación Española para el Estudio del Hígado (AEEH), los expertos han dedicado varias sesiones a comentar las últimas novedades en torno a los nuevos tratamientos orales que ya han revolucionado el panorama de la hepatitis C.

 

  • Sofosbuvir será el primero de estos fármacos en salir al mercado, ya que la Agencia Europea del Medicamento (EMA) acaba de aprobarlo. También se encuentran en fase de aprobación otros fármacos como simeprevir o daclatasvir. La combinación de estos fármacos orales ha demostrado tener unas tasas de curación de cerca del 90%.

 

  • Estos nuevos fármacos permitirán, además, reducir el tiempo del tratamiento a la mitad, disminuir sus efectos adversos y poder aplicarlo a un mayor número de pacientes ya que, a diferencia de las otras terapias actuales, son efectivos frente a los diferentes subtipos y presentan muy pocas contraindicaciones.

 

  • La eliminación del virus de la hepatitis C mediante estos nuevos medicamentos supondrá la reducción en la tasa de cirrosis, cáncer hepático y necesidad de trasplante.

 

  • Ante este nuevo contexto, los expertos se avanzan y reclaman la necesidad de elaborar una Estrategia Nacional que garantice el acceso a estos nuevos fármacos a todos los pacientes por igual, ya que han demostrado ser fármacos que curarán a un mayor número de pacientes. Estos tratamientos, además, son coste-efectivos, y suponen una reducción del gasto farmacéutico derivado de otras enfermedades hepáticas.

 

  • Las nuevas líneas de trabajo avanzan hacia nuevos tratamientos que permitan, una vez suprimido el virus, mejorar la evolución de la cirrosis, tanto en fases iniciales como avanzadas. En este sentido, se espera que dentro de pocos meses se presenten los resultados preliminares de nuevos tratamientos que mejoren el pronóstico de la cirrosis avanzada.

 

En el marco del XXXIX Congreso Anual de la Asociación Española para el Estudio del Hígado (AEEH), que reúne a más de 600 hepatólogos de toda España, los expertos han compartido en rueda de prensa algunas de las principales novedades que se han producido en materia hepática durante el último año, sobre todo centradas en comunicar los beneficios de novedosas terapias orales, que permitirán, en unos años, erradicar casi por completo el virus de la hepatitis C, causante de un gran número de enfermedades hepáticas.

 

La hepatitis C afecta en España a más de 900.000 personas y cerca del 70% de estas desconoce que  la padece. Esta enfermedad infecciosa es, a día de hoy, la principal causa de trasplante hepático, de cirrosis y de cáncer de hígado en nuestro país, lo que la convierte, sin duda, en uno de los principales problemas a los que tiene que hacer frente nuestro sistema sanitario.

 

Justamente por este motivo uno de los temas más relevantes que se trataron durante el congreso fueron los beneficios que aportan estos nuevos antivirales, que han demostrado poder curar a más del 90% de los pacientes con hepatitis C y, en consecuencia, permitirán la reducción de otras patologías hepáticas que se derivan de la evolución natural de este virus, como son la cirrosis o el cáncer hepático.

 

El Dr. José Luís Calleja, secretario general de la AEEH y miembro del Servicio de Gastroenterología y Hepatología del Hospital Universitario Puerta del Hierro de Majadahonda, explica la evolución que ha habido en el tratamiento de esta patología, “hasta hace diez años, desde 2002 hasta el 2011, el tratamiento de la hepatitis C se hacia mediante la combinación de dos fármacos, una inyección de interferón semanal junto con la toma diaria de Ribavirina. Este tratamiento curaba el 40%-45% de los pacientes que estaban contagiados mediante una determinada tipología del virus de la hepatitis C, el genotipo 1, que es el más frecuente en España”.

 

Dr.Jaume Bosch_Dr.José Luis Calleja_2

 

 

 

 

 

 

 

 

En 2011 salieron al mercado dos nuevos fármacos, telaprevir y boceprevir, dos inhibidores de la proteasa que incrementaron la tasa de curación de los pacientes con genotipo 1, pasando del 40% al 70%. “El problema de este medicamento es que, como se trata de una terapia basada en interferón, hay un porcentaje de pacientes que por distintos motivos, como la mala tolerancia u otras contraindicaciones, no se pueden beneficiar del tratamiento”, señala el Dr. Calleja.

 

Ahora nos encontramos ante una nueva situación, ya que la Agencia Europea del Medicamento (EMEA) acaba de aprobar un nuevo fármaco, sofosbuvir, un inhibidor de la NS5A que, mediante su combinación con otros fármacos que se encuentran aun en proceso de aprobación, como simeprevir y daclatasvir, se va a poder disponer, por primera vez, de un tratamiento oral que permita curar la hepatitis C sin la administración de la inyección de interferón.

 

“Mediante este nuevo tratamiento, vamos a conseguir unas tasas de curación de cerca del 90%, cuando antes nos encontrábamos en el 70% y, lo más importante, lo vamos a conseguir en periodos más cortos, sin casi efectos secundarios, y va a poder ser aplicado a un porcentaje mayor de pacientes infectados, con lo que vamos a ganar en aplicabilidad del tratamiento, en comodidad en cuanto a duración y efectos secundarios, así como en eficacia”, destaca el Dr. Calleja.

 

Otra de las ventajas que proporcionan estos nuevos fármacos es que la mayor parte de ellos se podrán administrar para el tratamiento de los distintos genotipos del virus de la hepatitis C, algo inalcanzable hasta el momento. “Estos fármacos van a ser efectivos cuando se combinen y en esto es en lo que ahora se esta trabajando,  en saber cual es la combinación ideal para cada tipología de paciente, ya que no se trata de administrar una combinación fija para todos los pacientes por igual, sino que seguramente se va a adaptar la combinación y el periodo de duración al tipo de virus que tenga el paciente”, destaca el Dr. José Luís Calleja; quien resume que, “estos nuevos medicamentos nos permitirán tratar con un menor tiempo al paciente, tendrán menos efectos secundarios, conseguirán una mayor tasa de curación, serán aplicables a un mayor número de pacientes y, además, valdrán para cualquier tipología del virus”.

 

La duración del tratamiento es también otra de las mejorías que supondrán estos nuevos fármacos, ya que su administración pasará de doce meses, que es la duración estándar del tratamiento a día de hoy, hasta la mitad (seis meses) o incluso tres meses en algunos casos. En relación a este aspecto, el Dr. Calleja destaca que, “si somos capaces de tratar a estos pacientes precozmente, dentro de pocos años, la hepatitis C, va a disminuir como una causa de enfermedad grave del hígado seguro”.

 

Ante este esperanzador paradigma, los expertos reclaman la necesidad de elaborar una Estrategia Nacional que garantice la equidad en el acceso de estos nuevos fármacos, con independencia de la comunidad autónoma en que la que residan los pacientes, ya que, además de salvar vidas, han demostrado ser fármacos coste-efectivos. Así lo destaca el Dr. Calleja, “son medicamentos que salvarán a un gran número de pacientes con enfermedades graves y queremos que el  gobierno se de cuenta de que realizar estos tratamientos es una inversión y no un gasto, evitando elevados costes posteriores en  cáncer, cirrosis, trasplante , etc., que son infinitamente más caros que estos. Hay que tener en cuenta, también, que gracias a la aparición de estos fármacos, dentro de unos años vamos a ver un descenso en el gasto por enfermedad hepática”.

 

Durante el congreso se proporcionaron novedades en torno a los resultados procedentes de los estudios clínicos que se van obteniendo hasta el momento con estos nuevos fármacos que en los próximos meses estarán en el mercado, y sobre la experiencia realizada en España mediante la realización de ensayos clínicos.

 

Tanto los simposios como las comunicaciones orales irán encaminadas a actualizar el conocimiento sobre los distintos fármacos, su eficacia, seguridad y se debatirá, también, sobre cuál va a ser su papel respecto al tratamiento de la hepatitis.

 

En este sentido, el presidente de la AEEH, el Dr. Jaume Bosch, director científico del CIBER de Enfermedades Hepáticas y Digestivas y miembro del Servicio de Hepatología del Hospital Clínic de Barcelona, ha destacado que, “estos nuevos fármacos serán tratamientos que saldrán al mercado con un coste elevado y que, por tanto, seguramente, al inicio se implantarán en los pacientes que estén en fases más avanzadas, es decir, aquellos que podrían morir en los próximos dos años si no se tratan antes”; y añade que, “aunque el impacto económico de tratar a todos los pacientes podría ser muy elevado, ya hay estudios preliminares que muestran que es más coste-efectivo tratar a estos pacientes desde el momento del diagnóstico”.

 

En relación a las consecuencias de estos fármacos sobre la cirrosis, el Dr. Bosch señala que, “en estos casos avanzados (con cirrosis), se les logrará suprimir el virus, pero no la cirrosis que ya han desarrollado a consecuencia de la hepatitis. Es posible que en las cirrosis iniciales, suprimir el virus logre mejorar la enfermedad, pero no está tan claro que esto sea posible en cirrosis avanzadas, clínicamente descompensadas”. En este sentido, ha destacado que,la investigación avanza hacia el desarrollo de nuevos tratamientos que permitan mejorar la cirrosis de cualquier etiología, no solo debidas al virus de la hepatitis C o B, tanto en fases iniciales como avanzadas. Próximamente, probablemente en el congreso de la Sociedad Europea para Estudio del Hígado, se van a presentar resultados preliminares de nuevos tratamientos que pueden mejorar el pronóstico de la cirrosis en fase avanzada. Todo ello demuestra que la hepatología está experimentando unos avances espectaculares, de los que estamos particularmente orgullosos puesto que en ellos han participado activamente muchos hematólogos españoles”.

 

En España, la causa más frecuente de cirrosis es el consumo excesivo de alcohol, y seguidamente, la hepatitis C. Además de estas dos causas más conocidas, existen otras, algunas de las cuales están aumentando mucho en los últimos años. Este es el caso de la esteatohepatitis no alcohólica, una enfermedad que aparece como consecuencia de un trastorno metabólico asociado, sobre todo, a los malos hábitos de alimentación y a la obesidad. En este sentido, el presidente de la AEEH subraya que, “siendo España uno de los países europeos con mayor aumento de la tasa de obesidad, preveemos que, al igual que ya sucede en Estados Unidos,
la esteatohepatitis acabará siendo una de las causas más importantes de cirrosis, sobre todo, cuando logremos erradicar el virus de la hepatitis C
”.

 

 

ASOCIACIÓN ESPAÑOLA PARA EL ESTUDIO DEL HIGADO

 

});