Seleccionar página

Hoy, se celebra el Día Internacional de la enfermedad hepática por depósito de grasa no alcohólica con el objetivo de dar a conocer entre la población general y las autoridades sanitarias una enfermedad cuyas cifras comienzan a adquirir proporciones epidémicas en los países occidentales. Se trata de una enfermedad crónica y silenciosa en la que la grasa se acumula progresivamente a lo largo de los años en cantidades anormalmente altas en el interior del hígado. Estos depósitos de grasa no provocan ningún síntoma, pero pueden desencadenar una respuesta inflamatoria a nivel hepático que con el paso del tiempo conduce al desarrollo de cirrosis hepática y/o cáncer de hígado. Sus causas son variadas, pero sabemos que está estrechamente relacionada con los hábitos de vida sedentarios, una dieta hipercalórica, el sobrepeso y la diabetes entre otras patologías asociadas al denominado síndrome metabólico.

En nuestro país se estima que el 25% de la población adulta tiene un hígado graso o esteatosis hepática, y aproximadamente un 5% han desarrollado inflamación crónica, denominada esteatohepatitis no alcohólica, con un grado de fibrosis (cicatrización) variables. En los últimos años hemos visto un rápido incremento de los casos de cirrosis hepática causados por esta enfermedad y de indicaciones de trasplante hepático. En la actualidad, se estima que aproximadamente 9 millones de personas están afectadas en España por esta enfermedad, de las cuales 1.8 millones presentan una forma más severa denominada esteatohepatitis y más de 200.000 padecen ya un daño hepático avanzado/cirrosis por esta causa.

En otros países occidentales en los que la epidemia comenzó antes, como en Estados Unidos, la esteatohepatitis no alcohólica constituye ya la primera causa de trasplante hepático en mujeres y la segunda en varones, lo que pone en perspectiva el problema de salud pública al que nos enfrentamos.

En el momento actual no disponemos de ningún tratamiento médico que actúe selectivamente sobre los mecanismos que desencadenan el depósito de grasa o de aquellos que activan los procesos de inflamación y fibrosis (cicatrización), aunque hay un número importante de ensayos clínicos en fases avanzadas con resultados prometedores. Las únicas medidas que ha demostrado un beneficio objetivo son el cambio en los hábitos de vida, la pérdida de peso y el ejercicio físico.

A lo largo del día de hoy tendrán lugar en distintos continentes diversas actividades con el objetivo de promover el conocimiento de esta enfermedad y de las medidas que podemos adoptar para reducir su impacto. Puedes consultar la web del International NASH Day y otras webs asociadas con contenido divulgativo de calidad contrastada como la del NASH Education Program, ambas en español. Desde la AEEH y la FNETH, cuyas asociaciones establecerán mesas informativas y distribuirán folletos divulgativos por todo el territorio nacional, nos queremos sumar a estas iniciativas facilitando la difusión entre la población de información específica sobre esta enfermedad, y continuando nuestra labor de investigación colaborativa, básica y clínica, en esta enfermedad a través del registro HEPAMET promovido por la AEEH y el CIBEREHD.

 

});